Laura

Su pasión por la música empezó desde su ñiñez, torturando a su familia con las canciones que las monjitas la enseñaban. De ahí, su familia optó por darle la oportunidad de estudiar música, y con 7 empezó piano clásico.

Una vez terminados sus estudios musicales no consiguió encontrar nada que satisficiera sus necesidad de transmitir, probó con nuevos estilos, grupos… y por motivos personales tuvo que abandonar la música.

LAURA
La búsqueda de su “yo” por el vacío musical terminó en Varsovia. Fue allí donde conoció a Luisma, y fue él quien supo sacar de nuevo su pasión. Cambió totalmente su forma de ver la vida y encontró de nuevo la sensación que sentía cuando tocaba o cantaba. Allí empezó un proyecto con un grupo que ellos formaron “No-Tak”, y no contenta con eso, comenzó a aprender a tocar otro instrumento, el bajo, para formar otro grupo en España “No one Knows”.

Tras dos años y medio viviendo en Varsovia, ya de vuelta en España, dejó de ser cantante para formar parte de otros dos grupos como bajista: No-Tak++ y Bitch Lovers.
Pero… una vez desenterrada su pasión, ya no podía parar y sabía que necesitaba crear. Comenzó entonces su búsqueda de grupo como cantante, y fue ahí cuando conoció a los James Bonzo. “La pesadez de su música, el ruido que generaban era tan personal y consistente que sentía la necesidad de estar dentro”